Millás y Marías

Con motivo del cuarto centenario de la muerte de Cervantes, acudí a dos charlas que dieron Juan José Millás y Javier Marías en el edificio de la Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol. El evento se llamó "La Noche de los Libros", y ambos autores expusieron varias ideas sobre el panorama actual de la litertura, la educación y la política. ¿Como verían la situación presente dos autores representantes de la novela posmodernista española? 

A continuación, un breve resumen de las ideas que extraje del evento de Millás y Marías:

"El Aparato Imaginario".

Ambos autores, sobretodo Millás, hablaron de la importancia que debería tener la imaginación en la vida cotidiana. Expusieron que no hay nada más real que lo irreal, concepto muy posmoderno, ya que lo que se le ocurre a uno puede ser incluso más real que lo que realmente le ocurre. Juan José Millas puso el ejemplo de un amigo suyo de la infancia, el cual siempre contaba que su padre era agente especial, cuando en realidad era un panadero. Todos los amigos se fueron enterando de que era mentira, pero al encontrarse años más tarde Millás y aquel compañero, la sorpresa del escritor fue grande cuando su amigo declaró que aquel personaje ficcticio que había inventado había sido el referente más importante de su vida. Incluso más que su propio padre. Y es que, en ocasiones, la realidad supone una barrera para la imaginación. 

Sobre el concepto de lo "real" Juan José expone que es un gran problema. ¿Por qué? Porque la realidad es muy subjetiva. De hecho, es solo una construcción de nuestras mentes. Dos personas que miren a una silla nunca la verán de una misma forma idéntica. Si la realidad es una construcción de nuestras mentes, nuestras mentes pueden modificarla y relacionarse con ella de una manera mayor o menor dependiendo de lo desarrollado que tengamos nuestro ", aparato imaginario". Quien descubre la existencia de este aparato, se ve poderoso, sabedor de la enorme capacidad que tiene. Pero también se vuelve más cauto, pues sabedor de como la imaginación transforma nuestra concepción de la realidad, se plantea continuamente sus ideologías y creencias. Aquellos que siempre han tenido las mismas convicciones, las exponen con una seguridad sorprendente. Encontraríamos más certezas en un niño de nueve años, el cual no se ha planteado grandes cuestiones existenciales, que en un anciano filósofo. Esta cautela deriva en moderación y en capacidad de comprensión, por este motivo Millás resalta la importancia del cultivo del "aparato imaginario" en las escuelas. Estudiar de memoria el nombre de cada uno de los huesos de la mano está muy bien, pero despertar en los niños el gusanillo del saber, del fantasear, les será mucho más enriquecedor en su vida futura. Todo lo creado por el ser humano estuvo antes en su mente. 

La lectura es fundamental en el proceso de enriquecimiento del "aparato imaginario". Leyendo se aprende a comprender la realidad, ya que mediante los personajes de una novela o cuento, una persona vive experiencas vitales a las que más adelante posiblemente se tenga que enfrentar. Leyendo también se aprende que una ideología no es nada más que una ficción escrita por una mente maravillosa, no una verdad absoluta, ya que es el propio lector el que analiza y critica lo leído. No es lo mismo que alguien te cuente las teorías de Marx o Adam Smith, exponiéndote por lo tanto su análisis de las obras, a que uno mismo las lea. 

Cuanto más lea uno, menos estereotipos tendrá, pues se dará cuenta de la complejidad del ser humano. La realidad está llena de estereoripos. En el libro "El Antropólogo inocente", el autor relata como una tribu africana se organizaba antes de que los antropólogos blancos llegaran. Cuando los divisiban a lo lejos, un miembro de la tribu avisaba al resto, los cuales empezaban a hacer gestos extraños y danzas raras para sorprender al antropólogo, el cual anotaba y anotaba en su libreta. De esta manera, los habitantes de la tribu se adaptaban a su estereotipo, dándole al investigador lo que él buscaba. 

Javier Marías puso un énfasis más político en su discurso, diciendo que en la sociedad actual la gente se enorgullece de su ignorancia. El propio Gobierno desprecia permanentemente a la cultura y, lo que es peor, no es castigado por ello. La comparación enttre comot trata Inglaterra a Shakespeare a como trata España a Cervantes es un símbolo de lo retrasado que está nuestro país en términos de politica cultural. Define a la lectura como una actividad minoritaria actualmente, aunque siempre lo ha sido. El escritor también critica como el consumismo a influenciado y deshumanizado el mundo de la literatura, tanto a autores como a lectores. Pone el ejemplo de "Juego de Tronos", la serie de libros que también es serie de televisión. Javier Marías contaba entre risas como los lectores de esta serie criticaban al autor por estar demasiado gordo, ya que no había terminado la saga y si no se cuidaba podía fallecer sin acabarla. Compara esta situación con como el admiraba de joven a los escritores que publicaban obras, y como les agradecía cada vez que sacaban un nuevo libro. Ahora, en vez de agradecer, se les exige. Este hiperconsumismo que obvia todo lo demás, es uno de los aspectos de los que habla Lipovetsky en su libro "Los tiempos hipermodernos".

Quizá la diferencia entre las ideas de estos autores  y los de las nuevas generaciones de hoy en día deje entreveer la teoría de algunos autores, como Gilles Lipovetsky, que se preguntan si hemos dejado ya la posmodernidad y entrado en la hipermodernidad.